Más de once hectáreas de la Mezquitera La Pona rescata finalmente el Ayuntamiento de Aguascalientes, al conseguir una donación por parte del propietario de ese predio, informó la alcaldesa Teresa Jiménez Esquivel, previo a la sesión extraordinaria de Cabildo que aprobó el proyecto de recuperación, consolidación y propuesta en valor del patrimonio natural y cultural de los baños de Ojocaliente, corredor Alameda y La Pona.

Del total de terreno que asciende a 31.4 hectáreas de la Mezquitera, 11.4 hectáreas se recuperan para convertirlas como primer área natural protegida dentro de la zona urbana del Estado de Aguascalientes, las cuales se suman a las 5.41 del parque de La Pona y las 3.78 correspondientes a los baños del Ojocaliente.

Tras varios años de que comenzara el proceso para rescatar el lugar, el Ayuntamiento de Aguascalientes logró un acuerdo con particulares para declarar esta zona protegida. El pasado 17 de marzo de 2010, en sesión extraordinaria, el Cabildo aprobó iniciar los procedimientos necesarios para la declaración de la Mezquitera La Pona como Área Natural Protegida, sin que hasta este 2018 se llegara a un acuerdo entre las partes.

No obstante, la presidenta municipal precisó que ese espacio ambiental se encuentra con daños por el abandono, incendios, tiro de escombro y basura, convirtiéndose en una zona insegura para el tránsito ciudadano, donde su riqueza natural fue maltratada durante muchísimos años.

Luego ratificó su compromiso con el medio ambiente, agradeció a los ambientalistas que colaboraron en este rescate y aseguró que dará continuidad al proceso de construcción de esa zona para dar seguridad a la ciudadanía que cotidianamente transita por ahí.

Sin embargo, la primera edil señaló que tras la aprobación de este proyecto se entrará a intervenir ese lugar, a favor de la sociedad. Las tierras donadas son las mejores de La Pona y colindan con la avenida Alameda y el segundo anillo, las cuales se convertirán en un bosque urbano.

Mencionó que ese acuerdo con el dueño de La Pona se logró gracias a varias reuniones con varios ambientalistas como María Enriqueta Medellín, Gina Mireya Aventura y Jorge Sánchez Rodríguez y como testigos estuvieron asesores jurídicos y directores generales del municipio.

La alcaldesa capitalina señaló que el lugar será trasformado en un punto de recreación para las familias de Aguascalientes, así como un área protegida por su relevancia ambiental y la captación pluvial que recibe, lo que ayuda a regular el clima de la ciudad, generar oxígeno y albergar 71 especies endémicas, 10 de las cuales están en riesgo y son protegidas por la ley (NOM-059-SEMARNAT-2010).