Se multiplican en México los casos de menores con diabetes mellitus e hipertensión arterial, derivado del sedentarismo y la obesidad por mala alimentación, señaló el decano del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Jorge Prieto Macías.
Durante la inauguración del IX Seminario de Actualización en Nutrición y Alimentación que se lleva a cabo en la Institución, indicó que de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, el 34% de los niños mexicanos son obesos.
Además, en el 75% de ellos prevalece la inactividad física, lo cual nos posiciona en los primeros lugares a nivel mundial con infantes con el padecimiento, agregó el catedrático, al tiempo de destacar que los malos hábitos han afectado gravemente a la población infantil.
En ese sentido, destacó que la nutrición es pilar importante para el desarrollo del ser humano, no obstante, se han generado estilos de vida en los que la alimentación es deficiente, saturada en grasas y carbohidratos que con el paso del tiempo han arrojado una población obesa y con alto riesgo de desarrollar enfermedades crónico-degenerativas.
Prieto Macías puntualizó que ante este panorama, es imperante que las universidades formen a los profesionales que sean capaces de implementar el cambio de hábitos en la alimentación y busquen con ello incidir en un mejor nivel de calidad de vida para los niños.
Ello debe ser la contribución académica para el logro de metas que se plantean en la Estrategia Nacional para la Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes que encabeza la Secretaría de Salud.
Por su parte, la ponente Vanessa Hernández Rosiles, destacó que la decisión del tipo y cantidad de alimentos que ingiere un menor recae en los adultos, quienes deben recibir orientación adecuada que entienda a la obesidad como una enfermedad, a fin de que asuma la responsabilidad como proveedor de comidas sanas que contribuyan al desarrollo físico y emocional del infante.
Finalmente, destacó que los profesionales de la salud deben estar preparados para dar una correcta y adecuada orientación alimentaria, con lenguaje accesible para todos los públicos, enseñar a seleccionar los alimentos adecuados y sensibilizar a los ciudadanos sobre la importancia de un estilo de vida saludable que incluya el ejercicio constante.

¡Participa con tu opinión!